SATSE CV calcula que las enfermeras de la Comunidad realizan diariamente cientos de horas de módulos voluntarios de refuerzo

14 junio 2021
Enfermera administra la vacuna contra el COVID 19 a una profesora

El “Programa de módulos voluntarios de refuerzo 2021” es la fórmula a la que han tenido que “echar mano” los Departamentos de Salud para mantener el ritmo de vacunación ante la imposibilidad de contratar enfermeras a través de la Bolsa de trabajo. Así, la Conselleria de Sanidad ha bloqueado la contratación de las enfermeras inscritas en la Bolsa con el objetivo de tenerlas disponibles a partir del 1 de julio de cara a las sustituciones estivales, pudiéndolas haber contratado en junio para reforzar la vacunación.

El “Programa de módulos voluntarios de refuerzo” fue una propuesta de SATSE que la Conselleria puso en marcha hace unos meses para posibilitar que las enfermeras de los centros de salud y de los hospitales “doblaran” turnos cuando no hubiera enfermeras disponibles en la Bolsa de trabajo, algo que venía sucediendo desde el principio de la pandemia.

La situación cambió el 1 de junio, cuando la Bolsa de la Conselleria volvía a contar con enfermeras disponibles después de que Sanidad no renovara el contrato a 1.103 profesionales de las 3.506 que mantenía contratadas desde marzo de 2020.

Sin embargo, según ha sabido el Sindicato de Enfermería, la Conselleria ha mantenido la normativa de la Bolsa, cambiando la situación administrativa de las enfermeras inscritas en Bolsa de “disponible” a “no disponible”, lo que impide que sean contratadas por los Departamentos de Salud antes del 1 de julio, día en que pretendería re-contratarlas para cubrir las vacaciones de verano de su personal. En su lugar, la Conselleria debería haber optado por continuar con los contratos para reforzar la vacunación en junio y cubrir las vacaciones del personal de julio a septiembre.

Ante el bloqueo de la Bolsa, los Departamentos de salud están haciendo uso del “Programa de módulos voluntarios de refuerzo” con el fin de garantizar el ritmo de vacunación, por lo que muchas profesionales de enfermería están trabajando mañana y tarde, e incluso sábados y domingos, realizando, dependiendo del día, un total de entre 1.000 y 1.500 horas extra diarias -el equivalente a unas 300 enfermeras contratadas-.

Pero este esfuerzo comienza a pasar factura a las enfermeras valencianas. “A pesar de su enorme profesionalidad,el trabajar mañana y tarde, e incluso festivos, está minando las fuerzas de nuestras valientes profesionales, un cansancio que se viene a sumar al que arrastran tras año y medio de lucha contra la Covid”, concluye SATSE.

Insuficientes profesionales para cubrir las vacaciones

A pesar de todo ello, SATSE augura que, “sumando las enfermeras de la Bolsa y las que terminan este mes sus estudios de grado de Enfermería, la Conselleria no dispondrá de suficientes enfermeras para cubrir las vacaciones de su personal”, por lo que insta a la Conselleria a buscar ya una solución al problema, solución que pasaría porusar “módulos voluntarios de refuerzo” entre las enfermeras de los hospitales a fin de que el ritmo de vacunación no se vea afectado.

Permisos sin cubrir y derechos denegados

Por último, señalar que el problema no es solo la falta de enfermeras, sino también que la Conselleria no quiere contratarlas para sustituir a las enfermeras que tienen el día libre, siendo las compañeras las que asumen el trabajo de la compañera que está de permiso.  Los módulos de Atención Especializada podrán utilizarse también para cubrir los días y las posibles vacaciones que están sin cubrir por la falta de sustitutos.